Avatar

Parto en agua: ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?

El parto en agua tiene múltiples ventajas tanto para la futura mamá, como para el bebé. De hecho, el 69% de los partos en agua no necesitaron analgésicos, además el riesgo de preeclampsia, infección y meconio fue menor en comparación con el parto natural.

 

¿Cómo funciona?

Aunque se puede decir que es un “método sencillo”, el parto bajo el agua está solamente indicado para los casos de bajo riesgo, pero lo ideal es consultarlo con tu médico para saber si eres candidata, de todas formas, durante este procedimiento siempre se encontrará un especialista para supervisar la situación y evitar riesgos para la madre y el bebé.

La temperatura del agua debe ser de 37 grados que es la temperatura del organismo humano, lo que hará que disminuya la producción de adrenalina, además relaja los músculos durante el parto y favorece a la dilatación para disminuir el dolor; según algunos testimonios, funciona como una epidural natural porque se reducen las molestias. De hecho, son raras las veces en que la mujer necesita de medicamentos y anestesias.

Este procedimiento también evita que se realice una episiotomía, porque la postura que adopta la mamá es vertical, lo que facilita la expulsión del bebé.

 

Beneficios

Este tipo de parto es una alternativa flexible que ofrece bajo riesgo de desgarres o complicaciones en comparación con un parto normal, incluso, la transición es mucho más suave y amigable para el bebé, además de que disminuye el dolor de la mamá y acorta el tiempo de dilatación.

El agua contribuye a la movilidad, permitiendo que la mamá descanse el peso de su cuerpo, lo que favorece la oxigenación uterina y fetal. Además el agua tibia relaja y desestresa, por lo que disminuye la sensación dolorosa. También con el agua, la piel se hidrata y reblandece de manera significativa, que ayuda a la relajación perineal y vaginal para disminuir el riesgo de presentar desgarres.

En cuanto a los beneficios para el bebé, el agua ayuda al bebé para irse adecuando a su nuevo entorno porque le ayuda en la transición del líquido amniótico con el mundo exterior, además alivia el estrés del nacimiento.

 

¿Cómo saber si eres candidata para este tipo de parto?

Siempre y cuando tu embarazo no se considere de alto riesgo, puedes ser candidata para este tipo de parto, también si tus signos vitales y los de tu bebé se encuentran en los límites normales, si el bebé tiene una posición adecuada y súper importante, que estés dispuesta a estar durante el parto sin canalización intravenosa y sin bloqueo epidural porque puede existir un elevado riesgo de infección.

27 agosto 2018
No Comments
366 Views

No Comments