Avatar

Hiperémesis gravídica: naúseas incontrolables

La hiperémesis gravídica afecta a menos del dos por ciento de las embarazadas y se caracteriza por náuseas y vómitos intensos y persistentes que requiere de atención médica pues puede llevar a la deshidratación de la madre.

No existe una causa específica que produzca un exceso de vómitos, y suele ser atribuído a los elevados niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana (HCG) que experimenta el organismo de la embarazada en las primeras semanas.

 

Síntomas de la hiperémesis gravídica

  • Náuseas persistentes
  • Vómitos luego de comer o beber
  • Vómitos no relacionados con el consumo de alimentos
  • Pérdida de peso (más del 5% del peso de la mujer antes del embarazo)
  • Deshidratación

El exceso de vómitos durante el embarazo es uno de los motivos por los que debes acudir a urgencias. No supone ningún riesgo para el feto si es tratada adecuadamente, de otra manera puede provocar un desequilibrio en los líquidos y electrolitos, y deficiencias de nutrición.

Una mala nutrición de la madre puede afectar al crecimiento fetal así como producir deficiencia de tiamina y presentar daño al hígado e ictericia (color amarillento de la piel, los ojos y las membranas mucosas).

La afección puede suceder en cualquier embarazo, pero es más probable en embarazos gemelares o en embarazo molar. Las mujeres presentan un riesgo mayor de padecer hiperémesis si han tenido el problema en embarazos previos o si son propensas a los mareos por movimiento.

 

 

28 febrero 2018
No Comments
357 Views

No Comments