Avatar

¿Qué anestesia elegir en el parto?

La anestesia es un elemento muy importante para el parto y si no lo has considerado deberías empezar a hacerlo porque aparte de que de que te ayudará a estar consciente durante el nacimiento de tu bebé, podrás disfrutarlo más porque no tendrás dolor.

Si te preocupa los efectos que produzca al feto, no lo hagas, porque el medicamento se coloca en tus nervios, además tu presión arterial y los latidos del bebé son monitoreados para evitar cualquier complicación.

Hay 3 tipos de técnicas analgésticas para el parto: epidural, raquídea y general; como todo, cada una tiene sus ventajas y desventajas y es importante que las conozcas para que tomes la decisión correcta para ese día especial, aunque no olvides que tu ginecólogo te orientará para que sepas lo que es mejor para ti.

 

Epidural

La epidural ayuda en el alivio del dolor durante el parto y disminuye los niveles de ansiedad. También permite realizar técnicas instrumentales como la utilización de fórceps sin la necesidad de aplicar otro tipo de anestesia. Es muy fácil de colocar, el anestesiólogo introduce una aguja entre dos vértebras en la zona lumbar y a través de ella, coloca un catéter que te dejará puesto y por el que se te irá administrando los anestésicos que necesites durante el parto. La dosis es controlada por el anestesiólogo o puede ser suministrada por una máquina de forma continua.

Este tipo de anestesia se puede colocar cuando tengas una dilatación de 3 o 4 cm aunque en algunas ocasiones puede ser antes. Notarás que hace efecto a partir de los 15 minutos aproximadamente cuando te empiece a quitar el dolor de las contracciones. No debes preocuparte en el momento del parto porque la dosis de la epidural es tan baja, que en ese momento aún sentirás ganas de pujar y te permitirá tener control de tu cuerpo y el dolor será soportable.

La principal ventaja es que te permite estar completamente consciente durante el nacimiento de tu bebé, además es un método muy eficaz para quitar el dolor. También el anestesista puede regular la cantidad de la medicación y si por alguna razón se te tuviera que hacer una cesárea de emergencia, es más sencillo cambiar la dosis para que estés lista para la cirugía.

Entre las desventajas, debes saber que aunque es muy raro pero puede ocurrir que provoque dolores de cabeza después del parto, pero pueden tratarse con analgésicos. También puede que calme el dolor solo en ciertas partes y esto depende de la anatomía de cada mujer, además puede hacer que la etapa de pujar sea más larga debido a la falta de sensación en la parte inferior del cuerpo.

 

Raquídea

A diferencia de la epidural, con este tipo de anestesia perderás completamente la sensibilidad de la parte inferior de tu cuerpo porque produce mayor bloqueo y relajación muscular.

Su aplicación es igual pero la aguja que se coloca es más fina porque penetra más en la zona lumbar y actúa con mayor rapidez porque llega cerca de los nervios de la médula.  

La principal ventaja es su efectividad, el bloqueo de la cintura para abajo es completo, incluso podrías ser sometida a una cesárea sin tener que dormirte. Pero lo mejor es que puedes estar completamente consciente cuando nazca tu bebé y no tendrás problema de darle pecho de inmediato.

Sobre las desventajas, son más comunes los dolores de cabeza después del parto pero no llegan a ser intensos y si llegan a serlos, tu médico puede darte un tratamiento para que puedas aliviarlos sin que interfieran con la lactancia.

 

Anestesia general

Este tipo de anestesia se da solo cuando es muy necesario y la epidural está contraindicada, también puede ser en algunos casos cuando la cesárea está programada. También se puede aplicar cuando durante el parto surja una complicación.

Se inyecta vía intravenosa o puedes inhalar un gas llamado óxido nitroso a través de una máscara o por un tubo de respiración, en donde el efecto es inmediato y te quedarás dormida, para estar totalmente inconsciente y sin ningún tipo de sensación.

Su ventaja es que su efecto es inmediato y es la mejor opción para aplicarla en casos de emergencia, como cuando se tiene que realizar cesárea por alguna complicación. También se puede aplicar cuando el bloqueo epidural o espinal no se puede colocar, o cuando la madre no tolera esos tipos de anestesia.

En cuanto a las desventajas es que no podrás ver a tu bebé hasta que despiertes y pase tiempo para que te recuperes, además en mujeres embarazadas es más difícil la intubación de la tráquea que es necesaria durante este procedimiento. Además pueden surgir efectos secundarios como vómitos, escalofríos y náuseas.

 

Recuerda que es muy importante que platiques con tu ginecólogo sobre el tipo de anestesia que se te debería administrar durante el parto porque es el experto que sabe lo que es mejor para tu cuerpo y tu bebé.

28 abril 2017
No Comments
1.325 Views

No Comments

Solicita más información


Fecha estimada de parto: