Avatar

Enfermedades que pueden afectar el embarazo

Es muy frecuente que escuchemos de los típicos síntomas del embarazo como náuseas, mareos, dolor de piernas entre muchos otros, pero de lo que casi no se habla es de las enfermedades que pueden afectar el embarazo.

Primero debes saber que una mujer embarazada no es inmune a las enfermedades, de hecho, es más propensa a contagiarse de enfermedades comunes como resfriados o hasta enfermedades más serias que pueden afectarla y también al bebé, esto debido a que su sistema inmunológico se debilita en este periodo porque está gestando vida en su interior.  

Y si es cierto que muchas mujeres viven su embarazo sin ningún tipo de problema, hay otras que son más susceptibles a contraer algún tipo de enfermedad por lo que te enlistamos algunas que consideramos que es importante que las conozcas para tratar de evitarlas o para que puedas actuar de inmediato en caso de contraerlas.  

Rubéola

Es una enfermedad muy contagiosa que se presenta con fiebre, tos, conjuntivitis, dolor de cabeza, inflamación de los ganglios del cuello y erupciones en la cara y el cuerpo.

Generalmente no presenta riesgos ni complicaciones, pero en el caso de las mujeres que llegan a contraer la rubéola durante la gestación tienen 25 veces más riesgo de dar a luz un niño con defectos congénitos que las mujeres que no la padecen. Entre estos defectos se encuentran ceguera, anomalías oculares, retraso mental o cardiopatía congénita, entre otros, por lo que la mejor medida preventiva que podrías hacer es vacunarte antes del embarazo.

Toxemia o pre-eclampsia
La preeclampsia es una condición que afecta aproximadamente al 5% de las mujeres embarazadas y se manifiesta con más frecuencia en el último trimestre, sin embargo puede aparecer en cualquier momento durante la segunda mitad del embarazo, también durante el parto o incluso en las primeras seis semanas después de dar a luz.

Con este padecimiento se presentan síntomas como hipertensión arterial (presión alta), daños a los riñones, hinchazón de pies, manos y cara, dolor de cabeza, visión borrosa, mareos, aumento repentino de peso y presión alta. En algunas ocasiones no presenta síntomas es por esto que el médico debe hacer pruebas en cada consulta prenatal en donde se debe verificar la presión arterial porque de tenerla, puede ser muy peligrosa para ti y  tu bebé.

Infecciones urinarias

Las infecciones del sistema urinario (riñones, vejiga, uretra) son causadas por bacterias. Entre sus síntomas se encuentran picazón, necesidad frecuente de orinar, fiebre y dolor en el bajo vientre. Es muy importante que tu médico te ayude a tratarlas con antibióticos, de lo contrario podrían llegar a complicar el embarazo.

Hipertensión arterial
Durante el embarazo, es muy importante estar monitoreando la presión arterial sobre todo si se encuentra por encima de la normal porque puede causar problemas en el embarazo. Detectarla a tiempo depende del control prenatal y de identificar posibles síntomas como dolor de cabeza o pies hinchados; es muy importante que si los presentas se lo comuniques a tu médico para que pueda indicarte exámenes para identificarla y en caso de presentarla, tratarla la hipertensión arterial adecuadamente.

Toxoplasmosis
Esta enfermedad que no siempre puede ser detectada inmediatamente, se da por el contagio de las heces de los gatos o la carne de cerdo o cordero infectado. Entre los casos más graves se han presentado síntomas como fiebre, dolor de garganta y erupciones, hasta problemas graves en las meninges, que es donde se localiza el parásito (toxoplasma). Sí se localiza en el útero, aumenta el riesgo de aborto y de parto prematuro.

La forma ideal  de prevenirla es evitando el contacto con heces de gato y evitar comer carne de cerdo o cordero que no esté bien cocida.

Varicela
La varicela es muy contagiosa y el virus se transmite por vía respiratoria y sanguínea; se presenta con erupciones en la piel en forma de ampollas que provocan comezón.

Los riesgos para el bebé dependen del momento de gestación en el que se encuentra la madre, pero es más riesgoso y complicado cuando ocurre el contagio entre los 5 días previos al parto y 2 días después del nacimiento porque el bebé podría quedar expuesto al virus.

Si se padece durante el embarazo, hay un uno por ciento de que el bebé tenga cicatrices en la piel, alteraciones en los ojos, microcefalia y defectos en los miembros, entre otros, por esto, como medida preventiva es recomendable evitar el contacto con personas que padezcan esta enfermedad.

Estreptococo grupo B
La infección bacteriana común de estreptococo del grupo B (EGB) raras veces afecta gravemente a los adultos, pero puede ser mortal para los neonatos. Entre el 10 y el 30% de las mujeres embarazadas presentan la bacteria del EGB en la vagina o el recto, pero son muy pocos los bebés nacidos de estas mujeres que llegan a padecer una infección.

Para prevenir la mayoría de los casos de infecciones tempranas de EGB en neonatos, se puede realizar una prueba diagnóstica que consiste en un cultivo vaginal y anal. Si se detecta, se procederá al tratamiento de aquellas embarazadas infectadas o con riesgo de infectarse, a través de antibióticos endovenosos durante el trabajo de parto.

Diabetes gestacional
La diabetes gestacional aparece y diagnostica solamente en el embarazo, generalmente alrededor de la semana 20 de gestación.

Es importante que tu médico lleve un control de glucosa sobre todo durante las semanas 24 y 28 porque puede provocar abortos espontáneos, mortalidad perinatal, alto peso al nacer, parto prematuro, etc.. De padecer diabetes gestacional se recomienda mantener los niveles bajos de azúcar mediante dieta y actividad física.

Colestasis del embarazo
La colestasis del embarazo es un transtorno que aparece solamente durante el embarazo, caracterizado por puede provocar abortos espontáneos, mortalidad perinatal, alto peso al nacer, parto prematuro, etc.

Generalmente se presenta en el tercer trimestre de la gestación. Este padecimiento inicia con picazón en la palma de las manos y plantas de los pies y posteriormente puede ser en todo el cuerpo. Aproximadamente dos semanas después puede aparecer la ictericia, que generalmente es leve. Los síntomas habitualmente desaparecen dos días después del parto.

El riesgo de parto prematuro y de muerte fetal puede verse aumentado en mujeres con colestasis intrahepática del embarazo. Por eso es importante ante estos síntomas consultar al médico para evaluar el tratamiento y los cuidados a seguir.

Mononucleosis

Esta enfermedad no es común durante la gestación, ya que solo alrededor del tres por ciento de las mujeres son susceptibles a padecerla. Algunos estudios afirman que la mononucleosis incrementa el riesgo de anomalías congénitas, retraso del crecimiento, prematuridad y muerte fetal o neonatal.

 

15 agosto 2017
No Comments
3.515 Views

No Comments

Solicita más información


Fecha estimada de parto: